Make your own free website on Tripod.com



PECAR


En la armonía eterna, pecar es disonancia;

pecar proyecta sombras en la blancura astral.

El justo es una música y un verso, una fragancia

y un cristal.


En la madeja santa de luz de los destinos,

pecar es negro nudo, tosco nudo aislador.

Pecar es una piedra tirada en los caminos

del amor . . .


Pecar es red de acero para el plumaje ingrávido;

membrana en la pupila que quiere contemplar

el ideal; parálisis en el ensueño, ávido

de volar.


¡Oh mi alma!, ya no empañe tu pura esencia ignota;

no te rezagues de la bandada, que veloz

traza una gran V trémula en la extensión remota.

¡oh mi alma!, une al gran coro de los mundos la nota

de tu voz . . .


Amado Nervo 379