Make your own free website on Tripod.com



FLORES CRISTIANAS


Yo soy el perfume que aroma la vida,

estrofa divina de eterna canción,

celeste desmayo, hoguera encendida,

fúlgido refugio del fiel corazón;

yo soy la Oración.


Mi traje es de bruma, mi voz es de cielo,

de coros de santos mi corte formé;

un rayo de luna me sirve de velo;

yo soy la victoria, la dicha, el consuelo . . .

me llamo la Fe.


Mi pan ha sembrado la tierra de flores;

en pos de mis huellas el mundo se lanza;

yo soy quien avivo los santos amores;

yo soy la que calma los rudos dolores;

yo soy, la Esperanza.


Mi aliento es suave, mi hablar deleitoso

envuelto en un rayo de luz bajé al suelo,

soy rítmica nota, balido amoroso

que lleva a las almas el dulce reposo:

me llamo Consuelo.


Anónimo 377