Make your own free website on Tripod.com


CRISTO


Su vida fue un relámpago. Su historia,

grabada en el martirio de su suerte,

se derramó en la sangre de su muerte

para llenar el mundo de su gloria.


A través de los siglos su memoria

guía a la humanidad, que osada y fuerte

lucha como El, que triunfador inerte

sobre la cruz clavaba la victoria.


Apóstol de la fe noble y severo,

más grande en su inmortal filosofía

que Sócrates famoso y justiciero,

la libertad su genio iluminaba

cuando al hombre del hombre redimía

y la augusta verdad le revelaba.


Diego Fernández Espiro 380