Make your own free website on Tripod.com

La Ciudadela de la Mente



Cada órgano del cuerpo ha sido hecho para estar subordinado al cuerpo.



La mente controla al ser entero. Todos nuestros actos sean buenos o malos, tienen su origen en la mente.




El Cerebro es la capital del cuerpo, el asiento de todas las fuerzas nerviosas y de la acción mental. Los nervios que salen del cerebro controlan el cuerpo. Por medio de los nervios del cerebro, las impresiones mentales se transmiten a todos los nervios del cuerpo como cables telemáticos, y ellos controlan la acción vital de cada parte del sistema.

La mente debe ser adiestrada por medio de pruebas diarias hasta lograr hábitos de fidelidad, hasta obtener un sentido de las exigencias de lo recto y del deber por sobre las inclinaciones y placeres. Las mentes así educadas no vacilaran entre lo correcto y lo equivocado, como si fuera una caña mecida por el viento , porque tan pronto como se presenta el problema frente a ellas, descubren de inmediato el principio inherente y eligen lo que es correcto sin debatir largamente sobre el asunto. Son leales porque se han adiestrado por medio de hábitos de fidelidad y verdad.


La mente debe ser refrenada y no se le debe permitir que divague. Debe ser adiestrada para esparcirse en temas nobles y elevados. Porciones de las Santas Escrituras pueden ser memorizados a fin de repetirlos cuando Satanás venga a tentarnos. El capitulo 58 de Isaías es de mucha utilidad para este propósito.



Todos tenemos una voluntad inteligente, que debe ser dirigida para que controle todas nuestras facultades. Los animales necesitan ser adiestrados porque no tienen razón. Pero a la mente humana se le debe enseñar el dominio propio. Debe educársela para que rija al ser humano. Mientras los animales son controlados por un amo, y se les enseña a someterse a él. El amo es para el ser humano su mente. A un niño, a un joven, se le puede educar de tal manera que no tenga voluntad propia como el animal.

Los niños así educados serán siempre deficientes en energía moral y responsabilidad individual. No se les ha enseñado a obrar por la razón y los buenos principios.

Aquellos padres y maestros que se jactan de ejercer el dominio completo de la mente y la voluntad de los niños que están bajo su cuidado, dejarían de jactarse si vieran los resultados futuros en la vida de esos niños dominados por la fuerza y el temor. Cuando esos jóvenes ya no estén bajo el cuidado de sus padres o maestros, y estén obligados a pensar y actuar por su cuenta, es casi seguro que seguirán una conducta errónea y cederán al poder de la tentación. No tiene éxito en la vida, y las mismas deficiencias se advertirán en su vida religiosa.

Las mentes juveniles no podrán alcanzar su desarrollo mas noble si descuidan la mas elevada fuente de sabiduría-La Palabra de Dios



La razón por la que tenemos tan pocos hombres y mujeres de mente buena, de estabilidad y de valor sólido, es porque no se teme a Dios, no se ama a Dios, y los principios del cristianismo no son puestos en practica en la vida como debieran serlo.